Autoespeto, ¿dígame?