Amador, de torero no tiene precio