Judith y Rebeca, ¿amigas forever?