Mathew, de guiri llorón a infiltrado