Pollete tiene claro que dormir en una tienda de campaña en un garaje no es lo suyo