Recio y Berta, condenados al fuego eterno