Comida y cervecitas, en el refugio de vagabundos de Antonio