Judith y Enrique, casi una familia feliz