Amador, en busca de sus cuquitos