Fina, la nueva y arisca vecina del 2ºC