Braguetazo tropical: Amador se convierte en el Urdangarin de la selva