Amador y Teodoro Rivas la lían en el camerino de Alaska