La Chusa, loca por tener un churumbel