‘Un churumbel, una lobotomía romántica y una brutal gore experience’