Amador y Fermín, ‘señoritos de compañía’ a cambio de una herencia millonaria