Un terrorista siembra el pánico en el 'Max&Henry' pero sucumbe a los encantos de la Chusa