Una noche en la ópera y en el bingo con Amador no tiene precio