La mayor derrama de la historia de Montepinar: 200.000 euros por una grieta