Un vicepresidente y una pitón