Garrido, a Eguía: “La verdad escuece”