Una llamada de McMahón lo cambia todo