Paula García ya no tiene escapatoria