Un gas milagroso que quita el dolor del parto