Kennedy gana con trampas su puesto en el Congreso