La presión de la Casa Blanca cae sobre los Kennedy