Martina consigue olvidar su pasado y se deja llevar en brazos de Carlos