Belén, manos a la obra