El cirujano plástico no consultó a oncólogo