Belén, como una niña en un segway