El lapsus de Jordi Turull con Inés Arrimadas se convierte en la anécdota de la noche