Kiko Rivera, muy emocionado