La madre de Joaquín Cortés no dejó que su enfermedad condicinara su vida