Sandra, orgullosa de sus padres