"No quería que me viesen llorar"