Las llamadas telefónicas, determinantes