1000 días sin Marta, parte1