Ana Obregón, al límite