Gonzalo, 20 años después