Isabel Pantoja, radiante de rojo