Javi de Los Pecos, emocionado