Mondego, ¡menudo mujeriego!