Pedro Marín, sus inicios