Pedro Marín, veinte años después