Uribarri, un abuelo orgulloso