El colestero, una carga más para la cuesta de enero