Estamos en un periodo en el que nos cuesta aflorar nuestras emociones