La última luna llena del año nos aporta energía