Según personas cercarnas, Rosario Porto tenía una personalidad cambiante