Y el tren entró en el Banco