Los escoltas de Urdangarín se enfrentan a los fotógrafos